Sin biocombustibles líquidos el 99% de la energía del transporte sería fósil

Sin biocombustibles líquidos el 99% de la energía del transporte sería fósil

Sin biocombustibles líquidos el 99% de la energía del transporte por carretera de la UE sería fósil. Paradójico que no se quiera seguir cultivando para procesos de biorefino que suponen la producción simultanea de proteína y bioetanol, la reindustrialización del campo y un balón de oxigeno para agricultores y ganaderos, y sin embargo parece que nos olvidamos que la gran generación eléctrica renovable se esta haciendo en base a cambiar el uso de la tierra, bien desplazando cultivos (lo que nos hace mas dependientes de la proteína importada) bien utilizando tierras vírgenes.

“Desafortunadamente, la Comisión ha demostrado recientemente que todavía parece inclinada a tratar de minimizar la contribución de los biocombustibles basados ​​en cultivos de la combinación energética del transporte por carretera, a pesar de que dichos biocombustibles han sido el principal contribuyente al desplazamiento de los combustibles fósiles”, dijo Emmanuel Desplechin, Secretario General de ePURE.

La decisión de la UE de limitar la proporción de biocombustibles basados ​​en cultivos obstaculizará los esfuerzos para descarbonizar el sector del transporte, advirtió la industria antes de la revisión de la directiva de energía renovable.

Los ambientalistas, por el contrario, dicen que el ejecutivo de la UE no está yendo lo suficientemente lejos para detener el uso de biocombustibles, argumentando que los combustibles de cultivos no pueden ser sostenibles.

La propuesta de directiva actualizada sobre energías renovables, que se presentará el 14 de julio como parte de un paquete más amplio de legislación climática, establece un límite al uso de los llamados biocombustibles de primera generación elaborados a partir de cultivos alimentarios.

Una actualización de 2015 de la directiva estableció un límite del 7% sobre la cantidad de biocombustible a base de cultivos que se puede usar en el sector del transporte y se contabilizó para los objetivos de energía renovable de los estados miembros de la UE.

“La contribución de los biocombustibles de los cultivos alimentarios y forrajeros para la descarbonización es limitada debido a su impacto en el cambio indirecto del uso de la tierra y su contribución debe minimizarse”, afirma una propuesta filtrada, vista por EURACTIV.

El cambio indirecto de uso de la tierra (ILUC) se refiere a la designación de tierras para la producción de biocombustibles que, de otro modo, se reservarían para uso agrícola. Los ambientalistas dicen que esto podría llevar a que áreas como bosques y humedales se conviertan para la agricultura, liberando grandes cantidades de carbono y cancelando los ahorros de emisiones realizados en la industria.

El borrador de la propuesta establece el objetivo de obtener entre el 38% y el 40% de la energía de fuentes renovables para 2030, y el objetivo de las energías renovables para el transporte aumentará del 15% al ​​26%.

Un primer borrador de la próxima directiva de energía renovable de la UE confirma el objetivo de obtener entre el 38% y el 40% de su energía de fuentes renovables para 2030, duplicando aproximadamente la proporción de energía solar, eólica y otras energías renovables en la combinación energética de Europa para finales de la década. Lo que no se menciona nunca es que esas energías de generación renovable necesitan suelo, suelo que o bien restan a los cultivos, lo cual hace a Europa cada vez mas dependiente de las proteínas importadas, o bien se instalan en parajes vírgenes, bosques o dehesas.

“Desafortunadamente, la Comisión ha demostrado recientemente que todavía parece inclinada a tratar de minimizar la contribución de los biocombustibles a base de cultivos de la combinación energética del transporte por carretera, a pesar de que dichos biocombustibles han sido el principal contribuyente al desplazamiento de los combustibles fósiles y son esenciales para cumplir con el efecto invernadero de 2030 objetivos de reducción de emisiones de gas ”, dijo Desplechin en comentarios enviados por correo electrónico.

El transporte, que actualmente representa alrededor del 27% de las emisiones de la UE, es el único sector que ha visto un aumento de emisiones en los últimos años, debido en parte a su alta dependencia de los combustibles fósiles. A pesar de los esfuerzos para descarbonizar el sector, un estudio de 2019 encontró que las energías renovables constituían menos del 10% del combustible de transporte.

“Hoy en día, los biocombustibles basados ​​en cultivos como el biodiesel son el principal contribuyente a la descarbonización del transporte, tienen un impacto positivo en la producción de proteínas y contribuyen a la economía circular. Por lo tanto, el límite actual de biocombustibles basados ​​en cultivos sostenibles también debería reevaluarse al alza para liberar todo su potencial ”, dijo a EURACTIV el secretario general de la EBB, Xavier Noyon. Noyon también advirtió que la incorporación de energías renovables al transporte por carretera no debería ser “inflada artificialmente por multiplicadores excesivos”. Los multiplicadores actúan como un incentivo para utilizar determinadas fuentes de energía al permitir que se contabilicen con un valor más alto en relación con los objetivos de la UE. Por ejemplo, los biocombustibles a base de desechos, como el aceite de cocina usado, tienen un multiplicador de dos, lo que significa que pueden contabilizarse dos veces para alcanzar los objetivos.

Video del antes y después de una tierra de cultivo convertida en parque fotovoltaico por una gran compañía eléctrica